Otro año de cosecha en La Redonda

13652863_10208905353764660_2042933412_n

Por Andrea Mendoza

Las fiestas de vendimia son una tradición que ha existido desde el inicio del mundo vitivinícola. Esta temporada no sólo es de recolección de uvas, por haber llegado hasta el punto de maduración, las vendimias representan una celebración y el inicio de una nueva generación de vinos.

En Querétaro, a poca distancia de varios Pueblos Mágicos, se encuentra La Redonda, y aquí la cosecha se celebra a lo grande. Quien desee ser parte de la recolección y el pisado de uvas puede hacerlo durante los tres días que la vinícola abre sus puertas para la vendimia.

13820639_10208905353564655_639435386_n

Asistir a dicha fiesta anual es sinónimo de vivir a través de todos los sentidos el espíritu de la celebración. Las instalaciones de llenan de puestos de comida, food trucks, salones de cata y más. También emerge entre las vides un escenario que es tomado por los grupos musicales de diversos géneros que amenizan el ambiente.

Es conveniente empezar el día con un recorrido por las filas interminables de uvas, es ahí donde no sólo empieza la magia de la vendimia, sino del vino. Posterior al trayecto, y si la curiosidad anima a continuar aprendiendo, se puede seguir por ingresar a la bodega que entre alambiques y barricas, convierte el mosto en un fermentado casi listo para beberse.

13820919_10208905353084643_1220369693_n

Concluidos los recorridos físicos e históricos acerca del proceso para crear vino, lo sensato es probarlo. Alguna de las varias carpas que alberga los salones de cata es perfecta para la labor. De la mano de un enólogo de La Redonda, se pueden descubrir los sabores, olores y texturas que conforman el catálogo de esta vinícola.

Lo siguiente puede ser disfrutar de una buena comida, alrededor de las vides se instalan distintos puestos de comida, postres y tentempiés. Otra opción es acercarse a uno de los food trucks, sentarse en el pasto frente al escenario y comer mientras se marida con una copa de vino.

13652863_10208905353764660_2042933412_n

Ya con energía y con el ánimo repuesto, es imprescindible acercarse a las prensas que contienen en su interior miles de racimos de uvas. En dichas prensas se lleva a cabo el pisado de uvas, una costumbre clásica que aunque ya no es utilizada en las vendimias sigue siendo muy famosa. Ese, probablemente, es el evento principal de la celebración, que la gente se despoje de su calzado para aplastar con sus pies lo que se convertirá en vino.

Lo que queda después de todas las actividades es ver descender el sol entre los viñedos, descansar con los verdes paisajes de fondo y seguir disfrutando de la tarde en La Redonda.

13823398_10208905352884638_193918941_n