Experiencia Millesime con Buchanan’s

 

En la edición 2017 de Millesime, realizada como ya es costumbre en el Centro Banamex, degustamos de un maridaje con Buchanan’s  18 Special Reserve y platillos del chef Rodrigo Rivera-Río, del restaurante Koli de Monterrey.

 

Por Hilda Delgadillo

 

Como parte de un menú basado en la sustentabilidad que fue nombrado “El Ciclo de la Tierra”, degustamos de un Taquito Huachichil, llamado así en referencia a los primeros pobladores del norte del país que labraban la tierra. Está compuesto por guacamole en vaina y realizado con aguacate criollo. Los chefs mezclan todos los ingredientes con un poco de polvo de mezquite y cacao para darle dulzor. Contiene una vinagreta de Arí, una resina de una hormiga que habita en la Sierra Tarahumara.

Otro de los tiempos que presentaron fueron unas compotas de manzana maceradas con cerveza, -con el fin de tener notas fermentadas-, acompañada de una galleta de caramelo y un poco de maca, una raíz peruana que aporta sabor a tierra. Las manzanas que están arriba del árbol son gomitas de jugo de esta fruta que contiene notas ácidas. Es una representación del árbol del fruto prohibido.

Maridamos estos platillos con los sabores de Buchanan’s 18 que presenta notas a caramelo, chocolate, tabaco, madera y castañas. Contiene además notas herbales y cítricas que armonizan con las de los platillos. Su mezcla contiene whiskies que fueron añejados por 18 años en barricas de roble que guardaron jerez. Su alto consumo en el norte del país hace que sea la máxima expresión de la Casa Buchanan’s y el número uno de venta en Monterrey.

Degustar un Buchanan’s 18 a través de la técnica perfect select es la manera ideal para disfrutarlo. Con un bloque de hielo de agua de manantial nos permite despertar ciertas capas aromáticas. En nariz muestra cierta delicadeza en sus notas, ya que no tiene una potencia alcohólica que molesta. Sus notas a madera, que por sus 18 años de añejamiento nos demuestran aromas a roble tostado, chocolate, café, malta, naranja dulce y especias como canela. En boca presenta notas a frutas secas, un toque ahumado y barrica. Definitivamente es un whisky delicado, amable y elegante desde el principio hasta el final.