Le Weekend Perrier 2016

 

Por Andrea Mendoza @andiedice

13115364_10208264216336625_326100743_nLa segunda edición de #LeWeekendPerrier no pudo estar mejor, la famosa marca de agua mineral volvió a pintar de verde las calles de Polanco.

De la joyería, bolsas y zapatos de diseñadores mexicanos sobresalían sombrillas verduscas, y entre las manos burbujeaban ansiosas las ganas de salir a descubrir lo que Perrier había preparado. El fin de semana más esperado del año terminó por empaparnos de irreverencia y sorpresas.

13129004_10208264134574581_2000446733_oPolanco, por segunda ocasión, volvió a sentir la energía del talento emergente. Varias calles estuvieron destinadas a la exhibición y venta de creaciones mexicanas: las maravillosas piezas de joyería de Felina; las bolsas y carteras de Homo Habilis; los preciosos utensilios de peltre de Malte Taller; los zapatos de Faguo, y por supuesto, la Pop Up Store en donde se podían adquirir todos los objetos que se han presentado en las 4 entregas de La Collection Extraordinaire by Perrier, estaban al alcance de cualquier transeúnte interesado en el diseño nacional.

El Parque Lincoln combinó lo frondoso de sus árboles con lo cetrino de las sombrillas. Justo cuando el sol alcanzaba su punto más alto y en el último día de celebración, la gente acudió a los pasajes del jardín para formar con los paraguas de la marca una botella de Perrier que fue fotografiada con un dron.

Después de dejarse envolver por todo lo que las calles entregaban, era preciso consentir al paladar con alguno de los restaurantes incluidos en el evento. Sushi Roll, Le Pain Quotidien, Prosecco, The Compadre y Villa Rica fueron algunos de los que se sumaron y se vistieron de alegría.

13128956_10208264136174621_434450741_oSi después de la comida lo que querías era refrescarte con un trago, podías elegir entre los diferentes bares que ofrecían bebidas hechas exclusivamente para el evento. Gin Gin, The Scotch, Pianito Bar y Limantour, entre otros, brindaban a cualquiera que se acercara la oportunidad de probar Perrier en cocteles novedosos. Otra opción para calmar el calor sin tener que adentrarte a un recinto, era acercarte a los stands de mixología que vagaban por la zona y dejar que los bartenders te sorprendieran.

Pasear en las avenidas contagiaba de júbilo, por tres días Polanco y Polanquito vivieron una experiencia esmeralda. Sin duda fue un fin de semana lleno de música, cocteles, arte y diseño perfectamente enmarcado por los sabores y originalidad de la auténtica agua mineral francesa: Perrier.