“World Class” Conoce al jurado de la final en México

Por Hilda Delgadillo

Platicamos con Juan Pablo Molinar, Embajador de Ron Zacapa en México y jurado en la etapa donde se seleccionaron a los cinco finalistas de 20 bartenders.

_NGH7257

 Juan Pablo Molinar –  Embajador de Ron Zacapa 

“Es una tarea  que se hace con muchísimos meses de preparación. Lo que hacemos es salir de la CDMX, visitamos lugares como Guadalajara, Monterrey, Cancún y juntamos a  todos los bartenders de la República Mexicana”, mencionó Molinar.

Cada año crece no sólo el número de competidores, sino el número de países que concursan.  Existen registros que en World Class 2009 participaron 18 países, luego pasaron a 24 en 2010, después  fueron 34, en 2011. En 2012 fueron 38. En 2013 fueron 44 países. Es decir, en cuatro años el nivel de cocteleria creció y la calidad de exigencia aumentó también.

“Detrás de esas barras en México,  hay un talento espectacular y yo estoy muy orgulloso de ser parte de este movimiento porque he estado pendiente de estas competencias, donde ves a los bartenders especializándose con cosas increíbles”, comentó Juan Pablo.

El mundo de la mixología ha evolucionado y también el World Class. Hace dos o tres años el talento mexicano y latino no figuraba en una primera ronda de una final global. El año pasado Mica Rousseau, estuvo muy cerca de estar dentro de los mejores del mundo. El desarrollo ha sido sorprendente.

En la etapa de selección de los 20 participantes, se tenía que delimitar a sólo 5 y ahí estaba también David Ríos, el primer español en ganar un World Class en 2013,  para calificarlos.

De convicción autodidacta, sabe que el haber ganado un World Class es una responsabilidad  porque tiene que transmitir su experiencia para las nuevas generaciones, para así formar nuevos talentos con conceptos bien definidos, como respeto, humildad, conocimientos y personalidad.

“Cuando te dicen que eres el mejor del mundo es un orgullo increíble, pero a la vez  es una gran responsabilidad. Es maravilloso y es un honor porque para hacer esto debes de tener años de desarrollo de trabajo.”

Para David Ríos, es fundamental considerar las raíces de nuestro país,  para esta competencia  les aconsejó a los competidores  utilizar nuestro producto local. “Si tu utilizas cosas autóctonas de aquí, producto orgánico, completamente local, ahí estás vendiendo tu historia, tradición, de dónde vienes, el orgullo de llevar un producto de tu casa.  Llévalo,  valóralo y véndelo bien”.

“En mis platicas les digo a los chicos no les voy a hablar de cocteles, les voy a hablar de lo que nadie les ha hablado, de tu corazón, de tus raíces, de tu cultura, de tu producto, de creer en ti, de la parte emocional”

Mencionó que  a través de su experiencia, ha conocido a un millón de bartenders a nivel mundial,  que en sus bares son increíbles,  pero cuando se presentan en la competencia a nivel global se derrumban, se asustan al ver tantas personas.

Les  recomendó a los cinco finalistas: ”Tienen la experiencia, tienen los conocimientos, trabajen muy duro y piensen en mejorar. No piensen en el triunfo. Es una oportunidad única en tu vida, pero lo más importante es que tienen que ser ustedes mismos, no imiten a nadie. Defiende tu país, tus productos, defiende el orgullo de ser de dónde eres  y listo, si yo lo he hecho, por qué no puedes hacerlo tu. Respeta tu profesión, respeta a tus compañeros, respeta todo de ti y sé humilde, aunque seas el mejor del mundo sigue siendo humilde.”

Otro de los jurados de esta etapa fue Paulo Figueiredo, Embajador Regional de Diageo Reserve y Embajador global de Ketel One Vodka. Es reconocido por todo el mundo como un experto en el manejo de bares y la mixología.

Para esta novena edición del World Class, Paulo le ha sorprendido, la trascendencia de la coctelería, no sólo en México sino en todo el mundo. “Hace tres años el número de competidores no tenía nada que ver con el de ahora. Veo a los bartenders mexicanos con más confianza en usar sus propias cosas. Deben de tener mucho orgullo de sus productos, muy pocos países tienen la diversidad de ingredientes que tiene México”.

Convencido de que el talento mexicano tiene todas las posibilidades de ganar, solo les falta un poco de confianza, hacer un trago con toda la humildad del mundo pero con confianza.

“La persona que gane la final y represente a México tiene que estudiar cada detalle y trabajar con técnicas. Esto es como los juegos olímpicos, pero aquí es coctelería. Hay que practicar y practicar para triunfar. Lo que hace falta es disciplina”, mencionó Figueiredo.