La Escuela Mexicana de Té presenta tés de Sri Lanka

El acercamiento de Andrés Jurado al mundo del el té no se dio de forma espontánea, más bien fue el resultado de una condición medica desencadenada por su alto y constante consumo de cafeína, pues cuando comenzó a tener taquicardia su doctor le pidió que dejara de beber café, por lo que comenzó a interesarse por el té para usarlo a modo de sustituto. Conforme iba adquiriendo más conocimientos, se dio cuenta de que en México no había ninguna institución certificada para impartir clases al respecto, así que decidió crear la Escuela Mexicana de Té junto a su hermana Ariana y su esposa Cecilia Corral.

emt2

Ya que al té se le estudia por sus tipos y los lugares del mundo de donde proviene, existe un organismo encargado de avalar a las organizaciones capacitadas para impartir este conocimiento a distintas latitudes: el International Tea Committee. Desde 2012, la Escuela Mexicana de Té ofrece formaciones profesionales para convertirse en Diseñador y Sommelier de Té, siendo la primera escuela especializada en este tema en México.

Conoce más sobre el Té Verde y sus beneficios

Lo interesante de esta bebida que comenzó a prepararse aproximadamente en el año 250 a.C., es que todas sus variedades: blanco, verde, oolong, negro y pu-erh provienen de la misma planta: la Camellia Sinensis. Se dice que su uso como bebida se dio de forma accidental cuando el viento llevó unas cuantas hojas a la taza con agua hervida de un emperador chino, que al notar un sabor distinto, quedó maravillado y comenzó a compartir su hallazgo hasta que con el tiempo se hicieran rutas comerciales que permitieron llevar la cultura del té a otros países y mezclar técnicas de distintas culturas.

emt3

Cuando Andrés comenzó a indagar sobre los distintos tipos de té que existen, también tuvo curiosidad de visitar algunos de los cultivos que existen en distintos lugares del globo terráqueo para experimentar cómo realizan sus procesos de cultivo, recolección y producción con la finalidad de elegir productos libres de toxinas y fertilizantes como suele ocurrir en algunas ocasiones. En esa búsqueda llegó a Sri Lanka, donde conoció a Chaminda Jayawardana y Harris Uddika Mahadiulwewa, dos de los mayores expertos en producción y cata de té, que han unido su experiencia y talentos en Lumbini, una compañía de té de Sri Lanka cuya historia comenzó en 1984 con el papá de Chaminda, fundador de la empresa. Con el tiempo, han llegado a hacerse merecedores de distintos premios a nivel mundial que reconocen la calidad de sus tés recolectados y enrollados a mano en un ambiente óptimo para su producción que garantiza su frescura.

emt 1

Este mes de junio, La Escuela Mexicana de Té invitó precisamente a Chaminda Jayawardana y Harris Uddika Mahadiulwewa a dar una plática sobre su trayectoria, con notas de cata y experiencias sobre el té que producen así como las distintas regiones de Sri Lanka donde cuentan con dos temporadas de cosecha, cada una de 65 días al año. El microclima presente en toda la isla es propicio para el cultivo de té pero a la vez, requiere de sumos cuidados debido a sus fluctuaciones.

Ya que Lumbini se encuentra en Sri Lanka, tienen la posibilidad de cultivar distintos tipos de té aprovechando las condiciones climatológicas de cada una de las regiones de la isla, donde proliferan plantíos a distintas alturas que van desde los 600 metros por encima del mar hasta por encima de los 2500 metros. Con tés puros y blends excepcionales, Lumbini es líder en el mercado de Sri Lanka ofreciendo variedades de hojas enteras, enrolladas de forma distinta y con diversos niveles de oxidación para aportar notas cítricas, florales, terrosas y herbales a cada selección de té, dejando a las de calidad superior (aunque todas son maravillosas). Lumbini cuenta con el sello de Rainforest Alliance como indicador de los criterios rigurosos que emplean para proteger los suelos y la sustentabilidad de sus zonas de cultivo. A su vez, están certificados con ISO 22000 que cumple con requisitos de seguridad alimentaria y el ISO 9001 que representa la calidad dentro de las organizaciones que lo poseen emulando los sistemas que evalúan este aspecto en Japón. Sus tés se seleccionan a mano y son los únicos miembros del Ethical Tea Partnership, sin fertilizantes que afecten la capa de ozono mientras producen más de 300 millones de té al año en 25 mil hectáreas distribuidas. Por si fuera poco, cuentan con un programa que retribuye a la comunidad esfuerzos en educación y desarrollo en las familias de la zona, convirtiéndose en motores de cambio para mejorar la vida de los habitantes de Sri Lanka y de sus 150 empleados.

emt5

Escuela Mexicana de Té

Fraccionamiento Lomas de Cocoyoc, Paseo de las palmas 1, Lote 1, mzn 149, secc Lago VI Edificio A, planta baja 62738, Lomas de Cocoyoc, 62738 Atlatlahucan, Mor.
Teléfono01 735 392 3941