Bebidas candentes

POR CINDY AGUSTÍN

Las botellas siempre tienen una historia que contar. Es por ello que nos preguntamos ¿qué tan viable será que se prohíba la producción, distribución y venta de productos alcohólicos relacionados con la pornografía, por ser considerados nocivos para la sociedad? Aquí te presentamos varios casos que te impactarán.

La asociación de la pornografía en el tema de las bebidas alcohólicas emitió una declaratoria de censura, sin importar que éstas posean abolengo, se segmenten en categorías Premium o glorifiquen —a través de una etiqueta— a un astro del cine porno: Ron Jeremy, que tampoco se salva de esta burbuja puritana.

En 2013, “Ron de Jeremy Reserva”, un blend compuesto de destilados Premium provenientes de Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad, producido por él mismo, fue prohibido temporalmente en la provincia de Manitoba en Canadá. La ofensa, de acuerdo con los clientes que visitaban las tiendas de licores de la compañía Manitoba Liquor & Lotteries, era la propia etiqueta de la botella, donde aparece el rostro del actor en sus tiempos mozos con las frases: “the adult liquor” y “long smooth taste.”

Otro caso de prohibición en Canadá fue el del Crystal Head Vodka, producido por el actor canadiense Dan Aykroyd, debido que el envase en forma de calavera era de mal gusto. Dicho país es uno de los más estrictos en cuanto a leyes de licores se refiere; sin embargo, la restricción hacia la venta de Ron de Jeremy fue temporal. Las autoridades lo redimieron y se exhibió en las estanterías.

Este actor es reconocido a nivel mundial por las cientos —si no es que miles— de escenas pornográficas filmadas desde 1979 y él aprovecha su fama. No obstante, este productoquiere contar su propia historia.

En su proceso participa el maestro ronero Francisco Don Pancho Fernández, quien lleva cinco décadas elaborando rones en Cuba y Panamá. Este destilado en particular ha sido exaltado por su balance armónico entre las notas de barrica (de roble), la parte frutal compuesta de almendras y su elegante final con marcada esencia de vainilla, que le ha hecho merecedora de varias medallas de oro y plata en competencias internacionales como International Rum Conference y uk Rumfest Golden Rum Barrel Awards. Como empuje comercial, el producto y su productor fueron considerados en un episodio de los especiales de Food Porn del programa No Reservations, con degustación implícita por parte del chef mediático Anthony Bourdain.

Enfatizar que el Ron de Jeremy Reserva es “un licor para adultos”, sólo demuestra que está hecho por gente dedicada a producirlo de manera cautelosa siguiendo los procesos de la tradición cubana y que tiene un envejecimiento en barricas de roble americano donde previamente se ha añejado whisky de Bourbon. Pero esta información no bastó para la agencia nacional Valvira, que supervisa las licencias en los sectores de salud pública, alcohol y salud ambiental en Finlandia, que ordenó —también en 2013— desvanecer la imagen de Ron Jeremy mediante la pixelación deliberada, hasta borrar por completo su cara para exponerlo a la venta, con la excusa de que el producto incitaba al sexo.

Etiquetas al desnudo

La pornografía tiene un impacto social, cultural, político y económico. Para que no interfiera con ciertos intereses, simplemente se le aplica una legislación represiva. En el libro International Exposure, Una perspectiva sobre pornografía europea moderna (1800-2000), editado por Elisa Z. Sigel, se menciona que en el año 1793, el Comité de Seguridad Pública en Francia decretó la sentencia de muerte para cualquier autor o imprenta que publicara trabajos que estuviesen en contra del statu quo. Y esto se llevó a cabo hasta principios del siglo xix.

Posteriormente, Francia se convirtió en el país con más apertura cultural y literaria, y en el tema de la pornografía tampoco fue la excepción. Después de la Segunda Guerra Mundial, escribir sobre temas eróticos era más factible ahí que en cualquier otro país; durante 1950, ese tipo de labor literaria en Norteamérica —debido a las prácticas políticas anticomunistas de Joseph McCarthy— estaba totalmente prohibida.

En una revisión de las imágenes más provocativas procedentes de etiquetas de vinos y cervezas, la lupa se centra en la añada 1993 del vino Château Mouton Rothschild, donde el artista Balthus pintó a una ninfa desnuda reclinada en el diván. Esta emblemática bodega fundada en Burdeos, Francia, inició en 1945, por iniciativa del barón Philippe de Rothschild, el marketing vitivinícola a través de etiquetas creadas por artistas de renombre como los pintores españoles Joan Miró y Salvador Dalí, el escultor francés Bernar Venet, el diseñador y pintor belga Pierre Alechinsky, entre otros.

El vino con la etiqueta diseñada por Balthus fue prohibido por la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego en Estados Unidos; esto, por la presión ejercida por un grupo autodenominado Sexual Assault Response Team (algo así como el equipo responsable ante la provocación sexual), que determinó que la imagen insinuaba la sexualidad adolescente, o más delicado aún, la pornografía infantil. Balthus defendió su obra: él mostraba la elegancia de una adolescente que puede ser a la vez soñadora, fantasiosa y frágil. El vino pudo venderse en Estados Unidos, pero con una versión en blanco.

En 2009, otro caso de prohibición vino de la Junta de control de bebidas alcohólicas de Alabama (The Alabama Alcoholic Beverage Control Board), que definió como inmoral el diseño de la etiqueta del vino Cabernet Sauvignon Cycles Gladiator que utiliza una reproducción del póster de la empresa francesa de bicicletas y motos Gladiator Cycle Company ( fundada en 1896). La imagen pintada por Georges Massias, muestra el cuerpo desnudo de una mujer de cabello rojizo que se sostiene de una bicicleta flotante. En contraparte, la etiqueta provocó un marketing estratégico para el enólogo Adam LaZarre, quien sigue produciendo caldos en el condado de Sonoma, en la ciudad de
Santa Rosa, en California.

Recientemente, en 2013, debido a las leyes de control de alcohol en Suecia, la cervecería danesa Amager Bryghus tuvo que cambiar la etiqueta de una de las cervezas (estilo Dark Stronge Ale Belga) que pertenecía a la edición especial Lust. En este caso, es el dibujo es una chica anime que posa con el cuerpo aparentemente desnudo sumergido en agua; tuvo que ser sustituido por un óvalo en negro para que se pudiera vender la botella en Suecia, donde también tuvo que evitarse la explicación de que la bebida es “tan lujuriosa, que durante el proceso de elaboración el maestro cervecero Jacob Storm y el productor Morten Valentin —ambos fundadores de esta reconocida empresa cervecera— explotaron en largos y apasionados besos”.

Inspiración etílica

Sarah Lyn Crowley, una actriz porno nacida en los Ángeles, California, concibió su nombre artístico, Katie Morgan, a partir del Ron Captain Morgan. En tanto, Jenna Marie Massoli, mejor conocida en la industria cinematográfica para adultos y en la webcamp como Jenna Jameson, tomó su nombre artístico del whisky irlandés, Jameson.