Cerveza de Bélgica Con Amor

Stella Artois, la cerveza lager dorada que debe servirse en el emblemático chalice a una temperatura entre 3 y 5 grados centígrados, como lo indica el ritual, remonta sus raíces cerveceras al año de 1366, en Den Hoorn en Leuven, Bélgica. 

Den Hoorn sentó las bases de la calidad y el sabor, debido a esto en su honor la botella muestra orgullosa el símbolo de la Cervecería Den Hoorn.

La Era Artois empezó en 1717, cuando Sebastián Artois compró la cervecería Den Hoorn en Lovaina. Sebastian Artois ya había trabajado en Den Hoorn, inicialmente como aprendiz con Jacob De Bruyn, desafortunadamente, la tenencia de Sebastián como dueño y cervecero en Den Hoorn no fue larga, debido a su pronta muerte a los 45 años de edad.

Se cree que la esposa de Sebastián, continuó la elaboración de la cerveza durante los próximos años, hasta que su hijo fue capaz de hacerse cargo de ella. El 6 de octubre de 1733, Adrián Artois, hijo de Sebastián, fue registrado como maestro cervecero en el Gremio de Cerveceros de Leuven. Tenía veintidós años.

Para 1840, la Cervecería Artois elaboraba más de 480 lotes por año de las dos cervezas por las cuales la ciudad de Leuven era famosa: cerveza blanca de Leuven y la cerveza levemente más oscura de Peeterman.

A principios del siglo XX, la Cervecería Artois fue dirigida por el gran profesor León Verhelst, que dirigió la Cervecería Artois de 1901 a 1955.

Durante la Primera Guerra Mundial, la cervecería sufrió grandes daños, por lo que tuvo que detener su producción.

Te puede interesar: 5 Cervezas imperdibles

Después de la guerra, en 1923, Léon Verhelst ordenó la construcción de una nueva fábrica de cerveza Artois, la cuál fue nombrada De Hoorn, en honor a la cervecería de Sebastian Artois.

En cuanto al nombre de esta famosa cerveza, se dice que fue inspirado por la estrella de Navidad y que fue sugerido por Madame van den Schrieck, la esposa de Henry van den Schrieck, un importante empleado de la cervecería que se convertiría en el presidente de las Cervecerías Artois en 1955.

El libro Les Présidents des brasseries Artois señala que la idea de que la cerveza tenía que ser servida en un vaso de marca con la etiqueta viendo de frente al cliente data de 1958. En la actualidad Stella Artois es la cerveza belga no. 1 en ventas y la marca no. 3 a nivel mundial.