Conoce al ron venezolano de mayor tradición

Si hablamos de países productores de ron, inevitablemente pensamos en Cuba, Jamaica y República Dominicana pero para nuestra sorpresa, Venezuela atesora más de 200 años de tradición en cuanto a la destilación de esta bebida se refiere.

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb

Desde 1796 comenzó el cultivo de caña de azúcar más dulce para poder crear Ron Santa Teresa, reconocida como la primera marca y productora de ron en Venezuela cuya atención en los detalles durante cada una de las fases de producción le confieren una suavidad aterciopelada al gusto, de sabor ligero y notas elegantes en perfecto equilibrio.

El procedimiento para crear Ron Santa Teresa

La caña dulce que se recolecta pasa por un meticuloso procedimiento de fermentación donde se mezclan los métodos continuo para aportar nutrientes de forma constante, permitiendo la eliminación de residuos y por carga con la finalidad de que el alcohol que emana sea artesanal y adquiera notas únicas. En cuanto a la destilación, se hace de forma continua combinando la destilación hidroselectiva y la rectificación para balancear la presencia del alcohol en la bebida. Por último, pasa al añejamiento, donde por legislación venezolana debe mantenerse dos años como mínimo para lograr que la madera termine de aportar aromas y sabores al destilado.

Ron para todos los gustos

En su experiencia, Santa Teresa ha encontrado la forma de crear rones con más de 10 años de añejamiento así como de elaborar crianzas por encima de los 20 años y de atesorar reservas con 80 años para ediciones verdaderamente exclusivas donde rones jóvenes y maduros se mezclan para dar como resultado verdaderas delicias. Mientras que Santa Teresa Gran Reserva reúne rones de primera calidad que se añejan en conjunto por cinco años al interior barricas de roble para dar como resultado un ron añejo, ligero y con carácter que permanece sedoso, Santa Teresa Linaje es un ron extra añejo con notas de madera y frutos notables entre los que destaca la almendra y Santa Teresa 1796 es el único añejo de la casa que se produce usando el método artesanal de Solera en barricas de roble situados en columnas que van vertiendo el líquido hasta llegar a la hilera más cercana al suelo para continuar su crianza en toneles que ayudan a que madure y tenga propiedades espectaculares de madurez y redondez con un sabor meloso sin llegar a empalagar, complejo y fascinante gracias a las aportaciones olfativas de la miel y el chocolate amargo que en boca se complementan con notas de cuero y tabaco, ligeros toques ahumados y la delicadeza característica de Santa Teresa.

Te podría interesar: Cocina Mexicana y Ron Caribeño

Más allá del Ron

Aunado a esta tradición venezolana, Santa Teresa inició un programa de reinserción a la sociedad para jóvenes con problemas de conducta a raíz de que en 2003 uno de sus guardias recibió un ataque. A los culpables se les dieron dos alternativas: ir a la cárcel o participar en acciones comunitarias durante tres meses. Proyecto Alcatraz, como fue llamada esta iniciativa tiene la finalidad de fomentar valores y re dirigir a la juventud  hacia un mejor futuro; con el tiempo, jóvenes rivales de quienes habían atacado Santa Teresa se incorporaron también a este programa y así nació la idea de que se confrontaran amistosamente para resolver sus diferencias a través de partidos de rugby. Esta combinación de actividad física con disciplina y la enseñanza del valor del trabajo entre otros que son fundamentales, han hecho de este proyecto un orgullo para Venezuela ante el mundo, de forma que Santa Teresa también ha sido factor de cambio para mejorar vidas.

Descubre: Las bebidas alcohólicas más famosas del cine