Hablemos sobre los distintos tipos de Tequila:

Por: Manuel Yáñez

Si alguna vez has estado en una fiesta, reunión o derivados y te faltan temas de conversación, ya no tengas miedo. Aquí te platicamos sobre los distintos tipos de tequila para que en cualquier lugar puedas demostrar tu conocimiento amplio sobre este destilado. Créenos, dejarás sorprendida  a más de una persona.

Tequila Blanco, empecemos por el también llamado “plata”: este se obtiene recién terminado el proceso de destilación. Después de que acaba el proceso, la bebida pasa casi inmediatamente a las embotelladoras. Digo “casi” pues es común que se deje unas horas o hasta un día en barricas. Su sabor no varía  realmente en razón al almacenamiento. En las embotelladoras se le realiza un proceso de filtrado y homogenizado. El tequila blanco que resulta de este proceso tiene una graduación mínima de 35º y hasta un máximo de 55 º.

Tequila Reposado, el proceso para realizar este tequila es un poco más tardado, ya que debe permanecer por un mínimo de dos meses hasta un poco menos de un año en barricas de encino o roble blanco. Esto resulta en una bebida más suave que el blanco, sus colores naturales van desde un dorado bastante tenue hasta un ámbar claro. Su sabor tiene tonos a madera. Su graduación es la misma que el blanco, 35º y hasta un máximo de 55º.

Tequila Añejo, si creías que el proceso del Reposado era tardado, este debe de dejarse madurar por al menos un año dentro de barricas hechas de roble blanco, nuevas o de segundo uso de 600 L. El color de esta bebida va desde un dorado fuerte a un ámbar más obscuro. El sabor de esta bebida está impregnado fuertemente por la madera de las barricas. Para considerarlo “extra añejo” se debe de dejar añejar por al menos tres años.

Para conocer el proceso de elaboración de esta bebida destilada no olvides checar este artículo.