Mezcal Vs. Tequila: Similitudes, diferencias e historia

Por: Manuel Yáñez

Es conocimiento general que el tequila y el mezcal son bebidas distintas. Pero ¿alguna vez has pensado sobre exactamente qué es lo que marca la diferencia entre estos dos destilados conocidos a nivel mundial?

La cultura popular está llena de frases sobre estas bebidas, y los refranes que repite la gente no se quedan lejos, “Para todo mal, mezcal; para todo bien, también”, se dice en México acerca de este destilado de agave. Y como sabemos, la sabiduría del pueblo está llena de verdades.

Primero hablemos de lo que comparten estas bebidas. Para empezar, el tequila y el mezcal son de origen mexicano, se ha sabido aprovechar al máximo el agave para realizar productos de calidad que puedan ser disfrutados en cualquier parte.

Es momento de hablar sobre la diferencia principal entre ambos destilados. Esta está en la materia prima. En la fabricación del tequila solo se utiliza el Agave Azul (Agave Tequilana Weber), pero para elaborar el mezcal se pueden utilizar otras variedades, dependiendo de la zona productora.

Otra diferencia que influye en los sabores es que el mezcal se elabora de manera totalmente artesanal y solo contiene destilado de agave. El tequila requiere solo contener 60% de “jugo de agave” aunque los tequilas de mayor calidad utilizan el líquido resultante del destilado del agave tequilero en su totalidad.

El mezcal tiene un cierto regusto a madera y ahumado que no encontraremos más que en los tequilas más añejados.

Hay personas que solo conocen una manera de tomar tequila, de un solo trago o “shot”. acompañado de sal y limón. El mezcal jamás se toma de una sola vez y suele acompañarse con rodajas de naranja y una mezcla de sal, gusano de maguey y chile.

El mezcal, dependiendo de las decenas de variedades que existen entre las regiones productoras y sus variedades, tiene toques especiales que se sienten a diferentes tiempos: algunos “pican” los labios al momento de tomar, otros al deslizarse por el esófago, otros se llegan a sentir los efectos hasta “al ratito”.

Es por esto que en la región de Oaxaca, cuando pides un mezcal, te preguntar si quieres uno que te haga sentir el efecto en “una, dos o tres cuadras.”

¿Tú con cuál te quedas? Definitivamente se deben de probar ambos, ¡Salud!

 

Fuente:

N/A. (2017). La Historia del Mezcal, bebida caída del cielo. 6 nom¡siembre, 2017, de México desconocido Sitio web: https://www.mexicodesconocido.com.mx/mezcales.html