Tragos Tiki

PortadaTiki

POR INGRID CUBAS @ingrid_cb COLABORACIÓN ESPECIAL Y FOTOS EDNA GUTIÉRREZ

Con la llegada del calor y nuestros crecientes anhelos por sentirnos en la playa, lo que más se nos antoja es una bebida refrescante que pueda trasladarnos a nuestro paraíso particular tanto por su decoración llamativa como por el sabor tropical de estas bebidas.

Su origen se dio en el bar de Don the Beachcomber, cuyo nombre real era Ernest Raymond Beaumont Gantt. Su fortuna la hizo gracias a que supo aprovechar la época de la prohibición

en Estados Unidos y montó un negocio donde ofrecía bebidas exóticas a base de zumos y ron, que en ese entonces era más barato pero que despertaba en él cierta curiosidad por hallar el de mejor calidad. En medio de la Segunda Guerra, partió para defender a su patria y al volver se encontró con que su mujer se había apropiado del nombre del bar para crear fran- quicias en el norte del país. Fue así como Don tomó la decisión de marcharse a Hawái, partir de cero y abrir el Bar Waikiki. Poco a poco empezó a recibir turistas en su oasis, pero tuvo la precaución de mantener sus recetas celosamente guardadas.

Tiki3

Otro de los precursores de esta tendencia era Victor Bergeron y su Bar Trader Vic’s, que a pesar de no ser el más frecuentado, sí destacaba por su buen ambiente; cuando él juntó su ciente dinero, emprendió un viaje al Caribe, donde encontró la inspiración para decorar su bar con mesas de madera, ores por doquier, palmeras y detalles que ahora ubicamos como tiki. Así comenzó el boom de esta tendencia que aun- que ya había tenido un decremento desde mediados de los 70 debido a la tensión política y social después de la guerra de Vietnam, continúa hasta la fecha, sobre todo en San Diego.

Tiki Oasis

Considerado el destino donde las bebidas tiki se mantienen en su mayor esplendor, en San Diego del 10 al 13 de agosto, sus fanáticos asisten a la conven- ción anual Tiki Oasis, considerada la más grande en su tipo en todo el globo terráqueo, pues ha logrado reunir a más de 3 500 asistentes para formar parte de las degustaciones y shows que se relacionan con el concepto para mezclar danza a go-go con música tropical, pool parties y stands donde se consiguen todo tipo de insumos y utensilios para preparar los tragos más asediados. Cada año, la organización correspon- de a cierta temática y en esta ocasión se tratará sobre espionaje internacional para añadir un atractivo extra al acontecimiento.

Más allá de esta convención, la cercanía de las Islas Polinesias con el estado de San Diego, le ha valido a esta ciudad el reconocimiento como un paraíso para los amantes de las bebidas tiki.

Uno de los bares que se sigue especializando en esta tendencia es False Idol, cuya apertura ocurrió en sep- tiembre de 2016. Su creador Martin Cate es un verdadero experto en ron y los cocteles tiki más legendarios, por lo que empleó su pasión y sus conocimientos para hacer realidad el sueño de abrir un negocio inspirado en la cultura polinesia justo donde se encuentran los hotspots de Little Italy en San Diego.

Tiki2

Cuando entras a False Idol es como si dieras un salto en el tiempo o te adentraras en el set de alguna película que se desarrolla en este tipo de ambiente tan atractivo. Encontrarás pequeños ídolos tiki por doquier, y te sorprenderás con la simulación de un volcán y una cascada que le agregan un toque muy especial al lugar. Sus bebidas van de los 13 a los 22 dólares y se sirven en tazas tiki con clásicos como el Trader Vic’s Mai Tai o el Coronado Luau Special, entre otros. Sin embargo, uno de los atributos que lo con- vierte en un punto de referencia obligado es la curiosa colección de rones que atesora con más de 200 va- riedades verdaderamente raras; los hay especiados, a base de jengibre, con té negro y otras posibilidades fuera de lo común.

FalseIdol

En México también hay un bar especializado en esta corriente: El Tiki Bar en la Colonia Roma, decorado por el célebre Dr. Alderete. Su participación fue tan activa que incluso se creó un trago con su nombre que se sirve en el shot que él mismo diseñó.

Por si fuera poco, Alekzander, también en la Colonia Roma, está estrenando una nueva carta de coctelería donde la inspiración es precisamente la tendencia tiki, yendo de la mano con el apoyo a los productos nacionales y los sabores refrescantes.

Tiki1

Hubo un momento en el que muchos lugares se dedicaban a preparar bebidas tiki por seguir una moda y en muchas ocasiones terminaban empleando ingredientes artificiales que le restaban calidad al cóctel final. Más allá de la parafernalia que los decora, para la elaboración de las bebidas tiki de calidad se requieren conocimientos en la hechura de almíbares, una correcta selección de especias y tener frutas tropicales frescas. No basta con una sombrillita o cerámica en forma de tótem; lo tiki es fresco, natural y paradisíaco, implica un ambiente divertido, desenfadado, como si al estar ahí se sintiera la misma calma y despreocupación que experimentamos al estar de vacaciones.