Louis Roederer y Philippe Starck: El arte de hacer Champagne

La cuvée Brut Nature floreció por primera vez en 2006, en las tierras del viñedo Louis Roederer, en Francia. Este champagne nació de un encuentro entre la Bodega y un gran creador: Philippe Starck. Frédéric Rouzaud, Director General de Champagne Louis Roederer, tuvo la intuición, el artista le dio alas a la idea y el Jefe de Bodega Jean-Baptiste Lécaillon la puso en marcha. Esto dio pie a una segunda añada: 2009.

Las tierras negras de Cumières, su belleza fría y su ladera arcillosa orientada hacia el sur de Francia, reflejan con fuerza los rayos del sol. Son diez hectáreas trabajadas a mano, surcadas y aporcadas de manera tradicional: según los principios de la biodinámica. Esta viticultura exigente, basada en la observación de la planta, se empezó a aplicar alrededor del año 2000 y se practica hoy en día en más de 150 parcelas de las 410 que comprenden el viñedo Louis Roederer.

2009 es un año de madurez magistral. En el camino que se extiende entre Hautvillers y Damery y que separa los lugares históricos de la Champagne, las uvas muestran todo su esplendor, redondas y tensas gracias a la opulencia de su jugo. Las impecables condiciones climáticas han contribuido a la formación de bayas resplandecientes, colmadas de sol, lo que produjo una cosecha de alto nivel, cuyo equilibrio recuerda a las míticas añadas 1947, 1959, 1964 o 1989. En estas añadas continentales, los suelos de arcilla fría expresan su materia, esculpen su densidad. 2009 ofrecía, así, todas las condiciones propicias de una gran añada, con jugos vinosos, potentes, concentrados, equilibrados por una acidez cortante.

A partir de las conversaciones entre Frédéric Rouzaud, Jean-Baptiste Lécaillon y Philippe Starck surgieron los conceptos que guiarían la creación del Brut Nature 2009: honestidad, minimalismo, modernidad. Jean-Baptiste Lécaillon ha dado forma a esas palabras, les dio vida. El Brut Nature 2009, un vino sincero producido por gente honesta que desean generar placer.

“Se nos ocurrió la idea de elaborar una cuvée fresca, proveniente de suelos de arcilla, en un año soleado”, explica Jean-Baptiste Lécaillon. Estos suelos profundos de arcilla reflejan el sol suave de la Champagne y amortiguan el paisaje. “Para lograrlo, hemos hecho todo lo contrario de lo que haríamos normalmente cuando elaboramos una nueva cuvée. Hemos partido de un acto humilde, volvimos al inicio, viajando atrás en el tiempo hasta el momento de su creación”, añade.

El Champagne Brut Nature 2009 es tanto un trabajo sobre la pureza, la verticalidad, la historia, la modernidad y la honestidad, que no había nada que ocultar. Su exterior debía estar hecho a medida del Champagne: lo mínimo, la raíz cuadrada. Philippe Starck diseñó la etiqueta de la cuvée de Brut Nature 2009 inspirándose en “ese señor que ha elaborado un Champagne del cual está orgulloso. Dibuja letras de estilo inglés sobre un papel blanco que habría encontrado por casualidad, un pedazo de periódico o papel para acuarelas de su hija. Luego, simplemente, naturalmente, subraya con un rotulador las palabras importantes. Este champagne no necesita más artificios. La belleza se desvela en el corazón, cuando ya no queda nada más por retirar. Este es el caso del Brut Nature 2009… la única cosa que queda por retirar es el corcho para beberlo”. Philippe Starck.

VINIFICACIÓN

Tipo de Vino: Blanco/Champagne
Variedades: 67% Pinot Noir-Meunier, 33% Chardonnay.
Alcohol: 12%
Reposo: 5 años de maduración en cavas y un reposo de 6 meses tras el degüelle.
Capacidad de Añejamiento: 5 años
Temperatura de Servicio: Servir a 12 º C

NOTAS DEL SOMMELIER

Vestido amarillo con reflejos de un ligero color ámbar. Efervescencia discreta.

Bouquet intenso que combina las flores dulces, las frutas amarillas (melocotón) y los frutos secos ligeramente tostados (avellanas). Le siguen notas especiadas y con aroma a limón, deja una impresión dulce y azucarada, madura, que recuerda la crema de castañas.

El ataque en boca es largo y ligero. Largo, en un principio, gracias a su textura cremosa, dulce, casi esférica que se enrolla y tapiza la boca de manera formidable; ligera, porque posee un frescor salino y refinado.

Se recomienda acompañar con mariscos, hígados, frutas y chocolate.

LA BODEGA

Fundada en 1776 y propiedad de la misma familia desde 1819, Louis Roederer es una de las últimas grandes Casas de Champagne que todavía en la actualidad son independientes. Su producción asciende a cerca de tres millones de botellas al año, que se distribuyen en 80 países y generan un volumen de negocios de unos 91 millones de euros. Interamericana es el orgulloso distribuidor exclusivo en México de esta prestigiada y selecta línea de Champagne.