Tips para elegir un vino

Escoger el vino para una comida o cena puede convertirse en una de las decisiones más difíciles, pues no se quiere parecer ignorante o quedar mal con los invitados. Por ello, preguntar siempre es bueno y muy válido; no todos somos conocedores, por lo que pedir ayuda a un sommellier o una persona experta es recomendable para conocer las características de cada vino y tomar una decisión acertada al definir el mejor para la ocasión.

Además debes tomar en cuenta los platillos que servirás en la cena, pues no hay vinos malos pero si tomas en cuenta las características de cada vino puedes resaltar el sabor de tus alimentos al momento de hacer un maridaje, que convertirá tu evento en una experiencia gastronómica.

Primero se debe definir el presupuesto, cuánto es lo máximo que se va a invertir en la botella de vino y, con base en eso, definir qué tipo de vino y qué botella será la mejor opción.

Una característica sumamente importante para tomar en cuenta son los alimentos que se van  a servir, de eso depende qué tipo de vino será el indicado. Si el menú está compuesto por aves o carnes rojas, lo indicado es un tinto; si los platillos son pescados o mariscos, la mejor opción será uno blanco.

Te dejamos tres ejemplos de vinos con sus respectivos maridajes.

Acordeón Torrontes

Es una buena opción para acompañar un pescado a la mantequilla con verduras cocidas, elaborado 100% de uva torrontes, con aromas a mandarina, toronja y durazno; presenta en boca acidez vivaz suavizada  por las ligeras notas de miel.

Si dentro de la cena se degustarán platillos con camarones, ya sea una ensalada o con diferentes recetas, Kendall Jackson sugiere un Chardonnay con sabores tropicales de piña, mango y papaya; también aromas de vainilla y miel que dan profundidad y equilibrio, con un final largo y persistente.

Si durante la cena se servirán platillos un poco más pesados como cortes de carne, pollo, o acompañados con salsa de tomate, estos se maridan preferentemente con vinos tintos.

Monólogo Crianza

Va perfecto con un Sirloin a la plancha acompañado con puré de papa, ya que es un vino elaborado con uva tempranillo, de color granate obscuro de capa media que presenta aromas a fruta madura con notas de tabaco y cuero. En el paladar se percibe un vino fresco, de estructura media y fácil de beber.

Te puede interesar: Un recorrido por los vinos de Chianti

Santa Margherita Merlot, Un jugoso corte de Rib-Eye va muy bien con este vino italiano de color rubí, tiene un sabor equilibrado y aterciopelado con taninos frescos, en nariz se perciben aromas amplios y persistentes con notas de cerezas maduras y ciruelas, sobre un fondo de vainilla.

Es importante recordar que si un vino es caro, no significa que sea el de mejor calidad, por ello hay que revisar con detenimiento la carta, si es posible hacerlo antes e ir con una idea de etiquetas previamente seleccionadas, facilitará en gran medida la selección final. Si dentro de las opciones hay una botella que se haya probado previamente y haya dejado una buena impresión, se recomienda elegirla de nuevo.