Campo Viejo: pasión en cada botella

Por: Hilda Delgadillo

Disfrutamos de un maridaje con Bodegas Campo Viejo y con La Europea México donde catamos cinco etiquetas de esta vinícola española.  Paulo Martins fue el encargado de dirigir esta cata, que con su expertise  mencionó las características de estos vinos de Rioja.  Mencionó que Campo Viejo elabora un vino con nuevas técnicas y métodos de vinificación avanzados para obtener vinos con personalidad.

CAMPO1

Comenzamos con unas tortitas de cangrejo y pimientos en salsa de azafrán. Maridado con un vino Semi Dulce, que a la vista presenta color amarillo pálido y reflejos brillantes.  En nariz tiene aromas a frutos tropicales y en boca se acentúa una frescura, acidez y dulzor persistente.

Después de ese frescor en boca, nos  sirvieron un Tempranillo 100%, no hay que olvidar que esta uva es la más típica de la Rioja, ya que ocupa más del 75% de los viñedos de la región.  Es un vino que pasa  cuatro meses en barricas de roble americano. De color rojo cereza y con aromas a frutos maduros,  deja en boca un sabor suave y fresco con un final largo a notas de vainilla y cacao. Se maridó con unos espárragos salteados con aceite de oliva y jamón serrano.

TEMPRANILLO

El plato fuerte fue unos medallones de filete de res a la pimienta verde con portobellos salteados con ajo y perejil maridados con un Reserva 2012. Este vino con variedades de Tempranillo, Graciano y Mazuelo es suave y equilibrado en el paladar, deja un final largo y persistente.  Sus notas a cerezas, ciruelas negras y moras maduras maridaron perfecto con este platillo.

PLATO FUERTE

Y el dulce final de esta cata-maridaje fue una tarta de plátano armonizada con la joya de la corona: un Gran Reserva.  Este distinguido vino tiene un color rojo rubí con un borde de oro con tintes.  En nariz presenta aromas a frutas maduras de moras, arándanos y ciruelas.  Tiene además matices ahumados, especias y toques minerales y tabaco.  En boca es elegante y un final largo.

TARTA DE PLATANO