Sabores parisinos con carácter

vinooo

Aunque los maridajes son una tradición europea, en nuestro país se realizan cada vez con más frecuencia. Basta que en una reunión haya una tabla de quesos, frutas y vino para para pasar un rato exquisito. Para los amantes de esta costumbre existe un lugar donde se disfruta de las mejores etiquetas que sólo el país galo puede producir.

Por: Hilda Delgadillo Fotos: Nancy Granados y Román Gómez

Primer tiempo

Queso Chaource y Champagne Mumm
Este maridaje regional es muy famoso en Francia.
El queso —elaborado con leche de vaca—, tiene una textura muy suave que se funde en la boca y su sabor resulta ligero, suavemente salado y frutal. El champagne posee una acidez y un toque amargo con el que combina perfectamente. Las uvas le dan un toque dulce muy interesante y la pepita de la fruta también otorga ese toque áspero, ácido y con un poco de dulzor.

Segundo tiempo

Crottin de cabra y vino blanco Piedra del Sol
Un vino blanco nacional y este queso de cabra elaborado en Querétaro hacen el maridaje 100% perfecto. Inspirado en el queso francés Crottin de cabra de Chavignol, es un semiseco con una consistencia firme y una corteza con moho azul y blanco. Se recomienda degustarlo con un pedazo de pan horneado, un poco de tomillo encima y un toque de miel. El vino tiene una excelente acidez y una buena mineralidad, lo que hace que exista armonía en la degustación.

Queso Morbier y vino tinto Château Grand Clapeau Olivier
Era necesario maridar este queso con un vino potente, y los de Burdeos son los más conocidos mundialmente por su alta calidad. Éste tiene como característica principal su paso por barrica, que le ha aportado fuerza y cuerpo. El queso Morbier no es tan cremoso, pero tampoco es duro, entonces necesita una textura dura para armonizar mejor y fusiona excelentemente con las nueces. Ambos son intensos. También es factible maridarlo con un vino blanco y resaltaría de manera perfecta.

Queso Fourme d’Ambert y vino Dulce Patria
Este maridaje por contraste es la mejor manera de terminar una velada, ya que la acidez del queso azul resalta muy bien el azúcar de frutas, como la manzana y la pera, y el toque dulce del vino. Aparte de confrontar los sabores, busca la fusión de los mismos. El queso de leche de vaca presenta una corteza seca y mohosa deliciosa.

Queso Mimolette con vino tinto francés
Este queso francés tiene como característica principal su color naranja, obtenido del achiote añadido durante su elaboración, tan intenso que lo hace ver muy atractivo. Es un queso ligero que presenta una corteza dura, ideal para las personas a las que no les gustan los sabores fuertes. El vino galo armoniza muy bien con él; además, el higo proporciona una explosión de dulzor. El maridaje es instantáneo. Es fundamental tenerlo en una tabla de quesos.