Sabor y Carácter, la armonía perfecta

Por Sergio Ramos    Foto: Román Gómez @playadura

Los amantes del vino, el queso y los embutidos tienen en este rincón de Polanco una opción para disfrutar de las mejores etiquetas que sólo el país galo puede producir.

Olivier Bert llegó a México a los 26 años como estudiante de intercambio. Un año fue suficiente para que se enamorara de la cultura y la gastronomía nacional. Al regresar a París nunca perdió la esperanza de volver. Casi una década después pudo regresar con la intención de quedarse para siempre. Pero una de las cosas que extrañaba de su ciudad natal son los buenos vinos y los buenos quesos que solo es posible encontrar en el país galo. Es por ello que decidió emprender un negocio para dar a conocer en México las mejores etiquetas francesas y los mejores quesos para acompañarlas.

_E9A2916

 Pasar la tarde entera en compañía de buenos amigos alrededor de una mesa con una tabla de quesos y una copa de vino tinto es una experiencia que nos aísla por completo del caos urbano. En Sabor y Carácter es posible vivirlo. En primer lugar porque está ubicado en el interior del mercado Marché Dumas en Polanco, un espacio dedicado a la gastronomía gourmet con un agradable patio interior con mesas individuales y grupales. En segundo lugar porque Olivier se ha en- cargado de que una buena cantidad de las más de 500 variedades de quesos de vaca, oveja y cabra que se producen en las 22 regiones de Francia esté presente en su local. Y en tercer lugar porque él personalmente se encarga, a quien se lo pida, de iniciarlo en el arte de combinar un buen queso y un buen vino con base en la armonía de sus sabores.

“Buscamos que la gente se acostumbre a la experiencia del vino. Cada vez hay más consumidores y lo que hacemos es no solo labor de venta sino de cultura para que la gente aprenda a maridar bien los productos. No somos importadores, somos afinadores de quesos”, comenta Olivier.

_E9A2850

Su amor por esta combinación nació en su familia. Sus abuelos eran empresarios queseros y el vino siempre formó parte de la experiencia cotidiana. No era para ocasiones especiales sino una bebida que se servía de manera regular con las comidas. En México el vino aún forma de las celebraciones: lo que busca Sabor y Carácter es darle un toque menos excepcional.

También se ofrece el servicio de entrega a domicilio, para eventos privados y cenas maridaje que ayudarán sin duda a mejorar la experiencia que, con una buena etiqueta y una tabla de quesos y embutidos, se volverá una noche inolvidable.