Donald Colville: Global Scotch Whisky Ambassador de Diageo

CON MÁS DE DIEZ AÑOS A CARGO DE MALTS.COM, UN SITIO DONDE ACTUALIZA LAS FICHAS DE CATA DE LOS WHISKIES QUE PRUEBA EN TODO EL MUNDO, NOS COMPARTIÓ SUS EXPERIENCIAS COMO UN DADOR DE VIDA EXQUISITA.

 

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb, Fotografía de Miguel A. Manrique

 

Inspirado por su abuelo, a quien no conoció, pero que siempre admiró por las historias que escuchaba sobre él en Elgin, Escocia, Donald se involucró con el whisky desde pequeño, al verse atraído por la herencia y el sentimiento de cercanía que puede existir en una industria que, a pesar de ser tan grande, continúa siendo cálida entre quienes la conforman.

Como Embajador Global que está en constante movimiento, procura anotar sus experiencias para escribir un libro sobre sus viajes y sus anécdotas, como la que cuenta sobre una cata que hizo en Sudáfrica mientras había un elefante corriendo alrededor. Donald adora la posibilidad de hablar del whisky escocés a quienes no han tenido la oportunidad de estar en Escocia y compartir sus conocimientos, aunque si le preguntas si tiene un favorito, te dirá que sería como elegir a un miembro de su familia por encima de los demás, porque tanto los escoceses, single malt y todos los que te encuentres, son especiales y con notas únicas.

Colville suele hablar de un fenómeno llamado whisky face, que consiste en observar la expresión de las personas al dar el primer sorbo a esta bebida; mientras algunos lo disfrutan de inmediato, hay quienes deben aprender a agarrarle el gusto a cada trago.

Para catar este destilado, recomienda estar a temperatura media sin aromas externos, con un vaso perfectamente limpio y comenzar a percibir el aroma que sale cuando lo viertes. Recomienda tener a la mano algunos granos de café con los que despejes tu sentido del olfato, y así puedas percibir todas las notas presentes mientras recuerdas fragancias escondidas en tu memoria. Le das un trago con el que recorres toda tu boca como si se tratara de un enjuague, de manera que encontrarás sabores distintos entre el primer trago y el segundo. Cuando se trata de identificar aromas, sugiere que no tratemos de recordar a qué sabe, sino lo que nos evoca ese olor en específico. Para él, muchos aromas del whisky están ligados a su infancia, cuando su abuela cocinaba para él, por ejemplo.

“Cada año ves a más personas interesadas en el escocés. He visto muchas destilerías creciendo, haciendo procesos más eficientes y construyendo una mejor industria. El mercado europeo está lleno de conocimiento, mientras que el latino vive con pasión y bebe hasta enamorarse de cada bebida. La gente se está haciendo más consciente de lo que desea probar y están más interesados en el tema, creo que habrá cada vez un mayor mercado para el whisky.”

Seguro de que la coctelería no es sólo un trabajo sino todo un arte, el Old Fashioned es su favorito, porque además de ser muy sencillo, es notorio cuando está mal hecho, así que requiere de cierto cuidado; es la carta de presentación con la que suele juzgar a un bar. Recuerda que una vez su papá le preparó una versión con azúcar morena y chocolate oscuro, ese ha sido insuperable para él.

Consciente de que el escocés es el whisky predilecto para muchos, Donald no ha interrumpido su participación con Diageo desde hace diez años, llevando cual profeta las maravillas de este destilado con tradición a todo el mundo.