Tatuajes de bartenders: Roberto Juárez “Jumanji”

A Roberto Juárez se le conoce como “Jumanji” y si le preguntas el por qué de su apodo, te responderá que quizá es por salvaje. Lo que es cierto, es que además de estar haciendo que se hable mucho de Dietrich gracias a los tragos que prepara, es que posee uno de los tatuajes más llamativos de la industria, porque además de reflejar su gusto por la coctelería, es como un símbolo de bienvenida.

 

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb, Fotografías de Nancy Granados @nanmorada

 

A su parecer, Jumanji empezó a tatuarse cuando tomó consciencia sobre lo que significa esta acción; su tatuador es Jair Patiño, que trabaja de forma independiente y considera que cualquier trazo sobre la piel es básicamente hacer visibles tus ideas ante los demás.

La historia de su tatuaje se relaciona con la creatividad y la capacidad de imaginar el resultado de las cosas. Ya que para los bartenders la piña es un símbolo de hospitalidad con el que se da la bienvenida a los comensales. En el tatuaje se ve  a un simio lanzando distintos ingredientes a su cabeza, que abierta los recibe como si se estuvieran mezclando dentro de ella; es por eso que para Jumanji es una especie de representación de él mismo, sobre el proceso que sigue para encontrar la forma de brindar la mejor experiencia a quienes se encuentran del otro lado de su barra.

Justo ese fue uno de los principios con los que Roberto se inició en el mundo de las bebidas, cuando llegó a la conclusión de que podía darles algo distinto y disfrutar la expresión que realizan cuando prueban cada coctel.