Andrés Morán: el Bartender de Hacienda Patrón 

Andrés Morán se auto define como fan del agave, especialmente del Weber Azul. Toda su experiencia está basada en destilados que están relacionados con esta planta. La meta que se propone para todos los días es lograr la creación de un buen coctel; es un perfeccionista.

Debido a su gusto por sabores amargos y las presencias botánicas, su bebida favorita es el Negroni. Para prepara este coctel solo necesitas: Hielo, 30ml de Ginebra, 30ml de Vermouth dulce, 30ml de Campari, Soda (opcional) y una rodaja de naranja.

Platicando con Andrés Morán:

“Empecé en un bar muy conocido en Guadalajara. Era un lugar que ofrecía tragos bien hechos, donde la propuesta de coctelería era más importante que sólo servir. Eso me dio la oportunidad de conocer destilados e ingredientes y de explotar mi creatividad”.

En Gulalá fue donde se formaría por completo su visión de vida, pues comenzó a experimentar distintas formas de crear tragos. Andrés Morán tiene un interés particular por aprender de los sabores y de las notas de cada uno de los destilados. Su deseo por lograr traducir las características de cada ingrediente lo llevaron a estar detrás de la barra sirviendo sus propias creaciones.

Gulalá cerró debido a cambios en la administración y nuevas aperturas. Se tomó la decisión de renacer con un concepto nuevo de destilados de agave. Es así como Andrés se integró a una nueva aventura en 400 Conejos, mismo lugar pero modificado.

Aquí se ofrecía preparar un trago al gusto del cliente, esto ayudó a que la creatividad de Andrés saliera a relucir y se enfocara en los destilados.

“Nos convertimos en un lugar de culto para todo aquel interesado en interactuar con los destilados de agave. Teníamos más de 180 diferentes etiquetas, entre ellas mezcal, sotol, bacanora y raicilla”.

Este sitio tuvo tanto éxito que Morán tomó la decisión de dividirse el tiempo con otro bar llamado Fat Búfalo, donde la barra estaba a su cargo con coctelería de su creación; en esos días fue cuando se involucró con gente inmersa en la industria tequilera y se dio a la tarea de diseñar las bebidas insignia para diferentes marcas, entre ellas Tequila Patrón.

Desde hace tres años trabaja con dicha marca. Su llegada a esta empresa fue circunstancial, ya que su amigo Pepe Gutiérrez —ganador de Bacardi Legacy en 2014 y quien representó a México en Rusia— lo invitó a unirse a la Hacienda.

“Gracias a Patrón presente en Guadalajara a mucha gente se le ha quitado de la cabeza querer ir a trabajar a Estados Unidos. Somos mil 700 familias beneficiadas a través de un proceso de empresa humana”.

Andrés Morán tiene un proyecto de licores y bitters personalizados, además del proceso de desarrollo de una jalea de lúpulo para enfocarlo a la realización de cocteles e integrar este componente a un trago clásico.

“Estoy utilizando el Columbus para tener más presencia en sabor, y después de hacer varias pruebas he realizado cocteles con lúpulo y con esta jalea. Un Daikiri, una Margarita, un Old Fashion con lúpulo tendrán agentes amargantes, entonces éstos pueden aportar cosas más interesantes al trago”.

Su siguiente paso es abrir un coctel bar con enfoque 100 % en estas bebidas para llegar a paladares más sofisticados, Andrés Morán ha logrado exponer la rica cultura mexicana a través de sus propuestas en mixología; “Cada destilado tiene su propio agente cultural, ya que viene de diferentes regiones de México”, comentó.

Fuente:
Delgadillo, H. (agosto-septiembre). Andés Morán, Bartender de Hacienda Patrón. Apasionado, 27, pp.68-69.