Regiones vitivinícolas en América, Valle de Okanagan, Canadá

barril

Inicia el recorrido en el territorio donde los alces son vigilantes oficiales del bosque: Canadá. Baja hasta el Valle de Okanagan, un selecto paraje junto al lago del mismo nombre, donde los canadienses encontraron los elementos necesarios para el cultivo de la vid y la preparación de vino.
Ubicado en la provincia de British Columbia –al oeste de Canadá–, el Valle de Okanagan cuenta con un cálido clima que ha permitido el desarrollo de huertos frutales de durazno y albaricoque, aunque actualmente los viñedos dominan como la actividad económica en la región.
Son 250 kilómetros de valle con diferentes subregiones donde la industria vitivinícola ha detectado zonas específicas y características climatológicas idóneas para el crecimiento de diferentes varietales como Merlot, Pinot Gris, Pinot Noir y Chardonnay. En total, se tienen registradas 3 488 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid con fines enológicos.

Imagen relacionada
Fue en el año de 1931 cuando se estableció el primer viñedo registrado en la región, Calona Vineyards. A partir de su apertura, florece la industria para llegar oficialmente a 174 empresas vitivinícolas, convirtiendo al Valle de Okanagan en el más importante en nivel de producción y calidad en vinos de todo Canadá.
Uno de los viñedos más reconocido por la calidad de sus productos es Wild Goose, fundado en 1983. Sus varietales Riesling han merecido diversos oros en festivales especializados en la materia. Detrás del vino está la mente del enólogo Hagen Kruger, quien ha logrado un crecimiento sustentable de esta importante empresa.
Para el Valle de Okanagan, el clima cálido es un factor preciado en un país donde los inviernos son blanca crueldad. Rústico y natural, alejado del bullicio y el asfalto citadino, sumado a la afabilidad característica de los canadienses, hacen de esta región uno de los puntos más atractivos para el auténtico viajero enológico.