Ruta máxima de regiones vitivinícolas: Valle de Napa, Estados Unidos

vid

Por: Viko Lukániko

Bajé en dirección al sur siguiendo las montañas Rocallosas Estadounidenses, con la brújula apuntando al estado de California. Fundado en 1850, el condado de Napa en California es hogar del famoso Valle de Napa, región reconocida como una de las más importantes en producción de vino en Estados Unidos. No obstante su dimensión territorial es pequeña comparada con grandes regiones vitivinícolas en otros continentes. Su calidad y su diversidad en varietales han compensado para erigir al valle como uno de los más reconocidos mundialmente.
Actualmente la región tiene registradas 204 000 hectáreas dedicas al cultivo de uva para vino, y alrededor de 18 200 hectáreas en etapa de preparación. Según datos de la Asociación de Vinateros del Valle de Napa, la región cuenta con 700 empresas decidas al cultivo de la uva y 475 empresas enfocadas a la elaboración de más de mil marcas diferentes de vino.

vinos copas

Es correcto decir que el Valle de Napa es una región de valores tradicionales, pues casi el 95% de las casas vitivinícolas y las empresas de cultivo se manejan por las familias. Esta cultura ha impregnado a los vinos y al valle de una esencia característica que la destaca entre las otras regiones. Siendo el viñedo más cercano a importantes metrópolis como Los Ángeles y San Francisco, ha permitido la inyección de recursos para financiar imponentes cavas y bodegas que por su sola arquitectura, son todo un atractivo. Chateau Montelena es un ejemplo claro, donde su castillo de estilo gótico y sus jardines chinos se conjugan con una familia dedicada al cultivo de Cabernet Sauvignon y Chardonnay.

Otro viñedo reconocido es Quixote Winery, diseñado por el famoso artista austriaco Friedensreich Hundertwasser. Techos verdes, domos dorados y una carencia de líneas rectas en la estructura dan la sensación de estar caminando por el viñedo onírico de Antoni Gaudí.
Tanto el Valle de Napa como su vinos ganaron el respeto del gremio vitivinícola mundial al vencer en competencias oficiales a los tradicionales vinos franceses. Tal fue el caso del Chardonnay de Chatea Montelena en 1976, que derrotó en una cata ciega a casas francesas de abolengo. La misma sorpresa dio el Cabernet Sauvignon de Stag´s Leap a los adormilados franceses en los setenta, dejando en claro que los vinos del Valle de Napa tomarían su merecido lugar en el mapa.