El Clericot

El Clericot tiene sus orígenes algo confusos, ya que no se sabe exactamente dónde fue la primera vez que se preparó. Algunos escritos dicen que fue en Italia donde preparaban el vino de esta manera para alguna celebración. Otros datos dicen que el clericot se hacía para contrarrestar el sabor de “un mal vino”. Lo que es verdad es que es una bebida ideal para una reunión o simplemente para una tarde de descanso.

A veces, esta bebida es desprestigiada y algunos la tachan de vulgar pero lo cierto es que puede ser una bebida muy rica y refrescante si se sabe preparar.

Muchas personas hacen un coctel de frutas para acompañar el vino, no es malo, pero puede contrarestar bastante el sabor. Lo recomendable es no utilizar más de 3 o 4 frutas para que el sabor de vino pueda apreciarse mejor.

Aquí te dejamos una receta sencilla del clericot que puedes probar:

Ingredientes:

Manzana – 1 pza.

Pera – 1 pza.

Durazno – 2 pzas.

Vino tinto – 800 ml.

Jugo de limón – 1/4 tza.

Refresco de manzana o de uva – 1 1/2lts

Instrucciones:

  1. Picar las frutas en cubos pequeños.
  2. Mezclar en una jarra el refresco y el jugo de limón.
  3. Añadir enseguida el vino tinto, mezclar muy bien.
  4. Añadir las frutas a la bebida.

Consejo: Sirve con uvas congeladas para enfriar.