Fernando Velasco, el creador de Holy Beer

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-6-08-49-p-m

Fernando Velasco, el creador de Holy Beer
Por Diana Alarcón

Hace unos diez años conocí al fotógrafo Fernando Velasco. Admito que de inmediato me llamaron la atención sus ojos verdes, su manejo impecable de la cámara y, sobre todo, su personalidad. Eso de captar el alma, expresiones únicas de las personas, paisajes que parecerían salidos de un cuento de fantasía con sus formas y brumas, me conquistaron.

Su pasión por la fotografía le llegó por pura casualidad, cuando una novia de la adolescencia le pidió que le tomara unas fotos (esta mujer debería tener un altar por haberlo descubierto). El resultado fue tan bueno que terminó retratando a todas sus amigas. Ya descubierto su talento natural, tuvo la inquietud de tomarse en serio esta carrera, por lo que comenzó a estudiar en el desaparecido Centro Cultural Arte Contemporáneo de la Ciudad de México.

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-6-08-33-p-m

Su capacidad para ver la vida de forma única lo llevó a viajar y mostrar su arte por muchas partes del mundo, siendo hoy día uno de los profesionales de la lente favoritos de muchas editoriales, marcas y celebridades.

Fernando es un apasionado de la vida y de su trabajo. Hasta hace poco que lo volví a ver supe de su nueva faceta, ahora como productor de su propia marca de cerveza artesanal a la que bautizó con el nombre de Holy Beer.

Me contó que eso de ser empresario ya lo traía en mente, pero no sabía si abrir un restaurante o una cantina. Para eso se necesita inversión, tiempo y, sobre todo, conocimiento de todas las áreas. En cambio, el camino para elaborar cerveza es un poco más sencillo y no requiere estar detrás todo el tiempo. Había que seguir regalándole al mundo muchas fotografías más.
Para poder dar a luz un producto de calidad y que mantuviera su sello personal, comenzó a documentarse y a relacionarse con expertos del mundo cervecero. Durante un buen tiempo llevó a cabo pruebas combinando ingredientes y sabores, hasta llegar al alma que pudiera distinguir a Holy Beer entre las demás, con la única visión de que “lo que importa es lo de adentro”, como el bien dice.

Su proceso de elaboración lleva un mes, desde la mezcla de ingredientes hasta la fermentación y el embotellado. El resultado es una bebida donde el sabor es lo más importante. Es menos amarga y espesa. El toque característico es el azúcar que se agrega al final, que proporciona un gas menos denso y ligeros toques de dulzor.

Su imagen y campaña es sincera y limpia. Obviamente las imágenes están realizadas por el mismo Fernando Velasco, pensando en el no querer competir con etiquetas que tuvieran motocicletas o calaveras de fondo y hacerla parecer “ruda”. Holy Beer ha sido pensada para aquellos quienes aman la cerveza o quieran iniciarse en este mundo de la levadura y burbujas. Esos mismos que también disfrutan de las reuniones.

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-6-09-04-p-m

Actualmente, la producción con sus versiones clara y oscura es pequeña (dos mil botellas), pero el objetivo es ir creciendo poco a poco. Incluso ha llegado a tener ofrecimientos a través de distintos socios para acelerar su empresa. Me hizo recordar la anécdota que me compartió cuando mucho antes de graduarse como profesional, él ya lo era y tenía un trabajo profesional seguido de una larga lista de experiencias previas.

Actualmente, Holy Beer ya se puede disfrutar en algunos sitios en la Ciudad de México.

“Tengo muy claro nuestro mercado objetivo, por lo que queremos estar presentes en lugares seleccionados igual de ricos que nuestra cerveza, donde también nos apoyamos mutuamente y nos recomendamos al mismo tiempo”

La receta y producción de la cerveza es cada vez superior en sabor, cuerpo, aroma: algo así como el oficio de la fotografía en el que con cada foto se mejora la capacidad de composición. Este proyecto le brinda la oportunidad de evolucionar y reinventarse día con día y sobre todo plasmar esa misma creatividad que lo ha puesto en los cuernos de la luna hasta convertirlo en su proyecto de vida personal.